¿Se puede entrar al mundillo swinger a través del voyeurismo y exhibicionismo?

¿Se puede entrar al mundillo swinger a través del voyeurismo y exhibicionismo?

Asistir a un evento o fiesta swinger no significa que tengas la obligación de tener sexo con un extraño. O tener sexo, y punto. Para algunas personas, simplemente estar en el ambiente sexual es emocionante y para otros sirve como antesala. De hecho, muchas fantasías sexuales cobran vida en eventos de intercambio de parejas, y algunas de ellas no discriminan a aquellas personas que solo quieren ver, o ser vistos.

Algunas personas son voyeuristas o exhibicionistas de por vida, mientras que otras disfrutan de este tipo de acción al principio de su viaje dentro del estilo de vida swinger, mientras evalúan si se quieren quedar dentro del mundillo, o dejarlo. Entonces, si te preguntas si está bien asistir a un evento swinger cuando no tienes la intención de hacerlo participar activamente, no te preocupes, porque sí puedes hacerlo.

Si se te presenta asistir a un evento swinger y aún no formas parte del mundillo, te aseguramos que solo puedes ir a relajarte, disfrutar de una bebida, participar en una conversación animada y ser tú mismo/a sin temor a ser juzgado/a. El estilo de vida es muy acogedor, tanto que existen diferentes tipos de swinger. Incluso, aunque nadie más comparte tus fantasías particulares, es poco probable que los swingers te menosprecien por compartirlas, porque siempre hay espacio para todos.

El ver o ser vistos forma parte del mundillo swinger

Además de compartir tus fantasías, sentimientos e ideas sexuales, puedes compartir tu cuerpo sin comprometerte físicamente. Los atuendos “hots” que dejan la piel al descubierto son comunes, con lo cual no es necesario estar completamente desnudo.

Es posible que veas a dos mujeres quitarse la blusa para comparar los senos; puedes disfrutar esto porque los senos son realmente sexys. A medida que más personas van en “topless” y la gente se siente más cómoda, es posible que veas a otras parejas completamente desnudas o incluso teniendo sexo.

Si bien debes tratar de no quedarte boquiabierto o mirar directamente a los ojos, es verdad que puedes apreciar y disfrutar del ambiente sexual que te rodea. Es probable que las cosas se pongan aún más calientes, y es posible que debas controlar tu instinto de mirar mientras la fiesta aumenta más allá de tu decisión de participar o no.

En este caso, intenta mantener la calma, aunque sabemos que es difícil mantener el control ante tanto sexo alrededor. Si tú y tu pareja se vuelven cachondos y no pueden aguantar más las ganas, intenta exhibirte haciendo una demostración pública de afecto. Cuanto mejor sea tu actuación, es más probable que los demás te pregunten si pueden unirse. Pero, si no quieres intercambiar, dilo y verás que todos aceptarán tu decisión. La mayoría de la gente entenderá que solo quieres pasar un momento con tu pareja, aunque te estén viendo todos.

Ser un exhibicionista en el mundillo swinger es una excelente manera de sumergirse y probar el mundillo con un bajo riesgo de celos en el intercambio de parejas. Sé inteligente y haz lo que funcione mejor para ustedes, al ritmo adecuado para los dos.

Muchas parejas swinger novatas descubren que ser voyeur o exhibicionista no es lo suficientemente satisfactorio cuando están en un evento swinger, así que consulta con tu pareja y descubran si ambos quieren llevarlo al siguiente nivel. Tal vez decidan que les gusta ser algo más que ver y ser vistos, y puedan practicar, por ejemplo, el soft swinging o, por qué no, convertirse en una pareja de full swap o intercambio completo.

Cualquier cosa que decidas está bien, siempre que ambos estén de acuerdo y sean honestos al respecto. Solo asegúrate de respetar las reglas de oro en el estilo de vida swinger así como también las normas particulares de cada anfitrión. 

El mundillo swinger aprecia a los voyeurs y exhibicionistas en nuestras filas. Queremos dejar muy claro que los swingers no están aquí para entretenerte. Si estás buscando un show de sexo caliente, tu sitio no es este. Se espera que todos en una fiesta o evento de intercambio de parejas sean lo suficientemente maduros como para tener respeto mutuo.

Claro, puedes sentirse nervioso o inseguro acerca de su nivel de comodidad. Eso está bien. Lo que no está bien es tratar una fiesta swinger como un show privado para su placer visual personal. Recuerda ser respetuoso con los demás y retribuir al ambiente sexual de alguna manera.

3.7/5 - (3 votos)

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.