Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

¿Qué es ser un cornudo en realidad?

Al parecer, todos sabemos lo que en realidad es ser un cornudo. En principio, y de manera general, basándome en la RAE, el término “cornudo” no es otra cosa que un adjetivo calificativo, y coloquial, que alude a una persona, especialmente un marido, que es objeto de infidelidad por parte de su pareja, sea su esposa o novia, en ciertos casos llamada “hotwife”.

Para Oxford Languages, un cornudo es una persona que ha sido engañada por su pareja habitual al haber mantenido relaciones sexuales o amorosas con otra persona. Esta definición coincide con la de la RAE, en particular con el hecho de ser personas engañadas o maridos que han sido objeto de infidelidades.

Pero, en la práctica moderna, un cornudo no necesariamente es ese marido al que le han sido infiel, ya que, adoptando dicho concepto dentro de la no monogamia consensuada, un cornudo puede ser aquel esposo o novio que disfruta que su chica tenga sexo con otros hombres, generalmente chicos singles, a quienes conocemos como “toros” o “corneadores”. En el estilo de vida swinger, esto es más común de lo que muchos creen.

Dicho de otra manera, y como un primer acercamiento a posible definición de cornudo, se trata de un hombre común que es capaz de aceptar que su esposa tenga relaciones sexuales fuera del vínculo de pareja. Incluso, este hombre, está en pleno conocimiento y control de la infidelidad y, en muchos casos, es quien anima a su pareja a “ponerle los cuernos”.

Desde luego que, en el mundo vainilla, admitir que te gusta ver a tu esposa follar con otros hombres probablemente te llevaría a la vergüenza y al ridículo. Sin embargo, para mí o para el resto de swingers la situación cambia, porque somos conscientes que se trata de una “torcedura” más, y no es diferente a cualquiera de las otras que hacemos, como el propio intercambio de parejas.

En el estilo de vida swinger conozco a algunas parejas de cornudos y hotwife con las cuales me mantengo en contacto de manera recurrente, bien sea por redes sociales o por alguna aplicación de mensajería. De hecho, hace unos días conversaba con uno de los “cornudos” y filosofamos un poco buscando la mejor respuesta para una pregunta que luce fácil de responder: ¿Qué es ser un cornudo en realidad? La respuesta la intenté dar en los dos primeros párrafos de este artículo, pero no fue posible del todo.

Con sinceridad, soltar un concepto de “cornudo” no es tan sencillo como parece, porque a día de hoy existe una serie de etiquetas que se pueden usar en función, incluso, de si el esposo es quien le busca los chicos a su hotwife. Lo que sí es real y definitivo, en el mundo de la no monogamia consensuada, es que un cornudo no es aquel hombre que es objeto de engaños.

De hecho, para acercarnos mucho más a una definición de “cornudo”, que vaya de la mano de la no monogamia consensuada, veamos el siguiente ejercicio, basado en lo visto anteriormente y, desde luego, en la práctica.

Entonces…

  • Un cornudo es un hombre sumiso, o un hombre con cierta inclinación a la sumisión

Sí, en nuestra definición, un cornudo es definitivamente un hombre, y no porque las mujeres no puedan tener el mismo deseo de ser a sus maridos follar con otras chicas, sino que quienes tienen ese deseo recíproco se les llama de otra manera. Esta aclaratoria es necesaria porque algunos de los conceptos generales indican que un cornudo es una “persona”.

El calificativo “sumiso” es necesario añadirlo por dos razones fundamentales: La primera, es que ayuda a aclarar el hecho de que algunos hombres se identifican como inherentemente sumisos por naturaleza. La noción de partes es muy importante cuando se trata de naturalezas/identidades humanas; nuestra verdadera “identidad” está compuesta de diferentes partes de nosotros mismos.

La segunda razón de este calificativo es que ayuda a diferenciar a los cornudos de los hombres que no se consideran sumisos de ninguna manera, pero aún así son capaces de obtener placer de que sus esposas tengan sexo con otro hombre.

  • Un cornudo obtiene placer sexual y masoquista de manera consciente

El placer sexual que obtiene un cornudo trae consigo un elemento de masoquismo. Al usar la palabra “masoquismo” no hace referencia a que deba estar atado o que le inflijan dolor físico, sino debido al elemento masoquista que trae consigo el placer sexual, que en el caso de un cornudo es básicamente psicológico y puede abarcar muchos sentimientos adicionales, como vergüenza o humillación, entre otros.

Evidentemente, este componente masoquista implica que el cornudo es consciente de la infidelidad de su esposa. De hecho, si no fuera consciente de ello, no podría obtener placer y, por lo tanto, ya no sería considerado un cornudo la definición que estamos elaborando.

  • Un cornudo es aquel hombre cuya pareja femenina tiene sexo con otro hombre

Esta es, quizá, la parte más sencilla o más obvia de la definición, aunque se debe tener en cuenta que no es un requisito el que su mujer esté casada para que pueda “poner los cuernos”. De hecho, la base de los cuernos es absolutamente sexual, con lo cual, si la pareja femenina de un hombre tiene un encuentro con otro hombre, pero este encuentro no incluye relaciones sexuales, él no sería un “cornudo” de pleno derecho, según nuestra definición. Por otro lado, este criterio excluye que un hombre sea un cornudo si su pareja femenina se ha acostado con otra mujer.

¿Un cornudo puede participar en la infidelidad de su esposa?

Ahora que hemos detallado en tres partes lo que es un cornudo en realidad dentro de la no monogamia consensuada, es necesario tener en consideración que esta definición no hace referencia sobre si un hombre necesita o no ser un participante protagonista o solo un alentador de la infidelidad de su esposa para ser considerado un cornudo.

Esto es importante tenerlo en cuenta porque, en muchos casos, después del acto sexual de su esposa con otro hombre, el cornudo se une a la actividad sexual en forma de trío, o como sumiso de ambos o, en muchos casos comunes, solo como espectador. Es decir, que el ser cornudo no se resume a que el hombre sea consciente de que su mujer está teniendo relaciones sexuales consensuadas con otro hombre, mientras él está en casa, o en otro lugar.

Por otro lado, en algún sector de la comunidad swinger, se usa el anglicismo “wittol” para determinar a los hombres que animan a su pareja femenina a tener sexo con otros hombres. También, hay conceptos como “cornudo ciervo” o “cornudo stag”, en inglés, “stag cuckold”, que, de manera resumida, es un hombre cornudo que disfruta ver a su mujer teniendo relaciones sexuales con otros hombres, pero no implica ningún tipo de humillación o sumisión.

En resumen, y después de haber desmenuzado todo el concepto, podemos concluir que, dentro de la no monogamia consensuada, en realidad un cornudo es un hombre sumiso, o con cierta inclinación a la sumisión, cuya pareja femenina mantiene relaciones sexuales con otros hombres y obtiene placer sexual y masoquista de manera consciente.

¿Qué te ha parecido la definición? ¿Te parece adecuada? ¿Qué le añadirías? Deja tus comentarios… y con gusto los responderé.

5/5 - (6 votos)

Leave a Comment