¿Por qué practicar la no monogamia consensuada?

¿Por qué practicar la no monogamia consensuada?

La no monogamia consensuada es un estilo de relación en la cual los miembros de la pareja acuerdan abiertamente la posibilidad de tener más de una relación sexual y/o romántica a la vez. Este tipo de relaciones son comunes, al menos en Estados Unidos, donde uno de cada cinco adultos han admitido que formaron parte de algún tipo de relación no monógama.

Al mismo tiempo, sin embargo, estas relaciones también son frecuentemente estigmatizadas y ampliamente malinterpretadas. Por ejemplo, un estereotipo común de las relaciones no monógamas consensuadas es que solo se trata de sexo, o que una mayor oportunidad sexual es lo principal que atrae a las personas hacia ellas. Del mismo modo, muchos ven estas relaciones como arraigadas en problemas, de modo que las personas que abren sus relaciones tienden a hacerlo porque son inherentemente infelices.

Sin embargo, la realidad es que las personas pueden sentirse atraídas por la no monogamia consensuada por un conjunto muy diverso de razones. De hecho, una investigación ha identificado al menos seis motivos distintos.

El estudio al que me refiero, denominado Motivations for engaging in consensually non-monogamous relationships, fue publicado en Archives of Sexual Behavior en 2021. Los investigadores encuestaron a 540 personas que actualmente estaban en relaciones no monógamas consensuadas. Los participantes tenían una edad promedio de 34 años y la mayoría eran de América del Norte. El número promedio de socios actuales reportados fue de dos, aunque algunos reportaron hasta 11.

La pregunta clave que se les hizo a los participantes fue la siguiente: “Por favor, cuéntenos sus razones para participar en una relación de múltiples parejas/no monógama consensuada”. En este punto, los participantes podían escribir tanto o tan poco como quisieran en respuesta, y luego los investigadores codificaron todas las respuestas por temas.

6 razones por las que las personas buscan la no monogamia consensuada

Los resultados generaron seis temas amplios e interconectados. Cada uno se describe a continuación:

  • Autonomía

“Era importante que los participantes sintieran que tenían control sobre sus propios cuerpos y las formas en que interactuaban y se conectaban con los demás. Tener autonomía sexual y relacional parecía fomentar la independencia”.

Esencialmente, este tema se centró en la idea de hacer lo que se sentía más natural para el individuo y ser uno mismo auténtico.

  • 2. Sistemas de creencias

“Estas creencias reflejaban una tensión entre las limitaciones de la monogamia y las posibilidades que ofrece la no monogamia consensuada, así como ideas sobre cómo se deben satisfacer las necesidades personales e interpersonales”.

Dicho de otra manera, las personas en relaciones de múltiples parejas tendían a ver la monogamia como restrictiva y potencialmente dañina para el bienestar de uno, con relaciones abiertas que ofrecen la capacidad de crecer y explorarse a sí mismos. Otro sistema de creencias común implicaba la idea de que es difícil tener una pareja que satisfaga todas tus necesidades, no solo las sexuales, sino también las emocionales.

  • 3. Integridad relacional

“Los participantes también expresaron que las relaciones de la no monogamia consensuada les brindaron la capacidad de desarrollar y mantener amistades, construir una comunidad y crear sus propias familias. La no monogamia consensuada también fue una forma de satisfacer las necesidades de un socio, desarrollar una conexión y nutrir una asociación actual. Los participantes explicaron que la no monogamia consensuada les permitió entablar relaciones interpersonales de manera que reflejaban su ética y permitían la integridad relacional”.

En otras palabras, este tema se trataba de ser parte de una comunidad de apoyo y tener la oportunidad de construir más conexiones con los demás, conexiones que son buenas para el bienestar psicológico de uno y que fortalecen todas sus relaciones. Muchos participantes también hablaron sobre cómo este tipo de relación les permite satisfacer sus necesidades con integridad, sin tener que ocultarle cosas a una pareja o involucrarse en engaños.

  • 4. Sexualidad

“Tres subtemas capturan cómo la no monogamia consensuada fue vista como una estructura relacional que brindó a los participantes la oportunidad de explorar sus identidades y expresiones sexuales, experimentar variedad, novedad y emoción, y manejar las discrepancias sexuales en su(s) pareja(s)”.

Dicho de otra manera, los participantes sintieron que las relaciones de múltiples parejas permitieron la oportunidad de explorar identidades queer y perversas, ofrecer más diversión y aventuras sexuales, y brindar vías para lidiar con deseos o intereses sexuales como probar la bisexualidad, que son discrepantes en las relaciones.

  • 5. Crecimiento y expansión

“Muchos observaron que tener múltiples parejas fomentó el crecimiento personal y relacional y brindó oportunidades para la autoexpansión”.

Las relaciones no monógamas consensuadas se consideraban una oportunidad para ampliar el sentido de uno mismo y experimentar una mayor variedad de actividades no sexuales de una manera que reduce la presión sobre cualquier pareja determinada.

También fueron vistos como una forma de hacer crecer y expandir una relación actual, lo que permite una mayor intimidad y conexión, así como una mayor sensación de seguridad.

  • 6. Pragmatismo

“La no monogamia consensuada se articuló como más práctica que la monogamia y encajaba con el estilo de vida actual y la etapa de vida de los participantes. Describieron las formas en que la no monogamia consensuada les permitió cumplir con las exigencias de su vida laboral y familiar, mantener relaciones a distancia y tener relaciones adecuadas para su etapa de vida”.

En otras palabras, muchos sintieron que las relaciones de múltiples parejas eran solo una forma práctica de administrar sus vidas y lograr sus objetivos.

¿Cuáles son tus razones para practicar la no monogamia consensuada?

Por supuesto, es importante tener en cuenta que estos hallazgos pueden no ser necesariamente representativos de la población general de personas involucradas en la no monogamia consensuada, o de regiones como Europa o el resto del mundo, y es posible que haya otras razones/motivos detrás de por qué muchas personas se sienten atraídas por estas relaciones.

Sin embargo, estos hallazgos nos dicen que las razones de las personas para buscar relaciones no monógamas consensuales son muchas y variadas. Además, es importante tener en cuenta que la mayoría de los participantes informaron múltiples razones para entablar estas relaciones, lo que sugiere que tienden a ver una variedad de beneficios potenciales, en lugar de sentirse atraídos por una sola cosa.

Además, si bien el sexo surgió como uno de los seis motivos principales, queda claro a partir de este trabajo que la no monogamia consensuada se trata de mucho más que solo sexo: también se trata de una satisfacción psicológica más amplia y de ser uno mismo. En resumen, y según el estudio, querer una relación abierta suele ser mucho más que sexo.

5/5 - (5 votos)

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.