¿Por qué la vida swinger no está hecha para infieles?

¿Por qué la vida swinger no está hecha para infieles?

Desde que tenemos una vida swinger hemos prestado mucha más atención a los comentarios del mundo vainilla acerca de este estilo de vida y, la mayoría de ellos, consideran que ser liberales es sinónimo de infidelidad… y nada está más lejos que eso. Así que, hayas o no sido infiel alguna vez, en este artículo explicaremos porqué el estilo de vida swinger es una muy mala idea para las relaciones que han sido tocadas por infidelidades.

Hay mejores maneras de abordar las relaciones problemáticas. Y lo decimos, porque una piedra angular muy importante y muy valorada en el mundo swinger es la confianza. Ser de confiar y ser honestos el uno con el otro es una gran diferencia entre hacer swinging y ser infieles. Sí, los swingers y los infieles tienen relaciones sexuales con otras personas que no son sus parejas, pero no es lo mismo.

El swinging puede fortalecer las relaciones, pero solo cuando estas parejas pueden confiar el uno en el otro. Tanto hombres como mujeres swinger son abiertos y honestos con sus parejas y han llegado a una decisión mutuamente acordada de disfrutar de un universo de sexo a través de un enorme abanico de personas dentro del mundillo. En el estilo de vida swinger no hay engaño. De hecho, solo existen conversaciones maduras en la que acuerdan explorar más experiencias sexuales sin dejar de proteger su conexión y fidelidad emocional.

Los infieles son mentirosos y no tienen la aprobación de sus parejas para practicar sexo con alguien más. Estos mentirosos están rompiendo la confianza y la fe en sus relaciones. Sin una fuerte confianza en su relación, es poco probable que lo pasen bien en el estilo de vida swinger y mucho menos que el sexo liberal mejore su relación.

Dicho esto, el swinger no suele ser la mejor opción para arreglar las relaciones heridas porque, en todo caso, es una de las maneras más sanas que existen de que las relaciones saludables crezcan y evolucionen. Con lo cual, si estás en una relación inestable e insistes en experimentar el intercambio de parejas, con toda seguridad vivirás una experiencia muy desagradable.

A los swingers no nos gusta el drama y somos bastante buenos para leer el lenguaje corporal. Es posible que no te des cuenta de cuánto se pueden leer tus problemas en un par de posturas o expresiones faciales. Algunas personas que están en medio de una relación manchada por la infidelidad creen que son la excepción a la regla y que el swinging puede salvar su relación, y es por eso que a continuación detallaremos algunas de las excusas con las cuales los infieles se escudan para justificar sus acciones, pero también explicaremos cuáles son las mejores formas de abordarlas:

  • Infidelidad es sinónimo de mentira y falta de honestidad

Si algo está claro, es que los mentirosos no dejan de mentir solo porque están teniendo sexo. De hecho, hacer swinging puede darles más oportunidades para mentir. Pueden mentir sobre el uso de condones, jugar fuera de los límites sexuales acordados o comunicarse en secreto con los demás. Si su pareja no era digna de confianza cuando estaba fuera de la tienda de chuches, ¿Por qué iba a ser digno de confianza dentro de la tienda de chuches?

Debes ser inteligente y honesto. No esperes que el swinging les devuelva la confianza mágicamente. El estilo de vida swinger puede brindarles más oportunidades y tentaciones de las cuales aferrarse para mentir aún más. Los problemas de confianza pueden extenderse a cuestiones financieras, la crianza de los hijos y la vida cotidiana. Es mejor trabajar con un profesional capacitado para reparar la confianza rota en lugar de ingresar al estilo de vida swinger.

  • El swinging no cura el mal sexo

Si una pareja no está sexualmente satisfecha, no va a encontrar la satisfacción con hacer swinging. Es mucho más recomendable trabajar juntos para mejorar la intimidad en casa, antes de explorar el mundo swinger. En una relación, el mal sexo es causado por ambos, sino por uno de los dos, que probablemente no está haciendo lo que su pareja desea. La otra persona también es culpable, desde luego, por no hacer un buen trabajo comunicando su deseo. Porque, si no es ella quien debe explicar a su pareja lo que más desea, ¿Quién lo hará?

Las conversaciones más abiertas y francas sobre esos deseos sexuales únicos pueden ayudar a una pareja a acercarse más. Es posible que actualmente no sean sexualmente compatible. En ese caso, sería mejor que buscaran un terapeuta sexual que les ayude a aprender a comunicarse y conectarse mejor.

Si ingresan al estilo de vida swinger, es probable que no se diviertan mucho, porque los swinger evitamos las parejas que no se comunican y juegan bien entre ellos. Si es tu caso, considera un terapeuta sexual o un taller sexual para ayudarte a liberar el gran potencial de intimidad de tu propia relación. A menudo, es más inteligente aprender a caminar antes de intentar correr. 

  • Los problemas de inseguridad no se solucionan solos

Algunas personas son infieles porque persiguen problemas de inseguridad. Les preocupa que no sean deseables o lo suficientemente buenos, o que no cumplan con los requisitos sociales que indican que tienes que ser muy bueno en la cama. Puede que una de las razones de su inseguridad sea que tal vez no reciben suficiente atención en la relación y la buscan en los demás.

Ser infiel y buscar sentirse bien con otras personas durante algún acto sexual pudiera hacerles sentir seguridad, pero esa seguridad será por muy poco tiempo, con lo cual, en breve, volverán a sentirse inseguros. El estilo de vida swinger tampoco los hará sentir seguros a largo plazo.

El swinging lo que hará, en todo caso, será ofrecer más oportunidades para que florezca esa inseguridad y cause problemas aún mayores en una relación. Es mejor resolver esa inseguridad antes que sumar las presiones del sexo con otras personas. Protege tu relación y hazla a prueba de balas antes de lanzarte al estilo de vida swinger.

  • El estilo de vida requiere madurez

Algunos infieles son simplemente inmaduros. Nunca han aceptado plenamente las responsabilidades de ser adultos. No ven cómo sus acciones impactan a otras personas. Esta es una mentalidad no deseada en el estilo de vida swinger. Las personas inmaduras son rápidamente incluidas en la lista negra y rechazadas por otros swingers que no quieren lidiar con el drama de los infieles o inmaduros.

  • Los problemas de adicción no se pueden ignorar

La infidelidad también puede ser un problema que implica directa o indirectamente la adicción. Esto no se limita a la adicción al sexo; la adicción a las drogas o al alcohol también puede llevar a la pareja por mal camino. Las personas que tienen problemas de adicción tienen problemas para tomar decisiones adecuadas y controlar sus impulsos.

Estas personas actúan compulsivamente, lo que eventualmente los lleva a situaciones muy complicadas. Si tu pareja tiene un problema de adicción, debes buscarle ayuda en lugar de complicar aún más las cosas. Su salud puede estar en peligro y su salud debe tener prioridad sobre cualquier otra cosa.

  • El estilo de vida swinger no evita la ruptura de la pareja

Por muy triste que sea decirlo, los infieles pueden no ser felices en su relación y por eso quieran salir de ella. No todos los infieles están descontentos con sus parejas, pero algunos sí lo están. A veces, las personas son infieles porque no saben cómo terminar una relación a largo plazo. Por eso, si crees que te encuentras en este tipo de situación, debes hablar con un consejero de relaciones o romper definitivamente.

Una vez que tu relación llega al punto en que uno o ambos están considerando terminarla, ya ha pasado el punto en el que el swinging puede ayudarles. Presentar a su infeliz pareja a nuevas parejas sexuales sería una catástrofe aún peor, ya que las parejas swingers felizmente conectadas se darán cuenta de los problemas y les incluirán en la lista negra.

Si te estás metiendo en el mundo swinger como un intento desesperado por salvar una relación, es posible que no tengas la mentalidad adecuada para disfrutar del estilo de vida y descubras que solo te hace sentir peor.

  • Existen mejores formas de abordar el aburrimiento

El aburrimiento puede ocurrir naturalmente en cualquier relación y el swinging puede ser una gran distracción. Pero eventualmente, este nuevo juguete llamado “estilo de vida swinger” comenzará a perder su frescura y tu pareja volverá a ser infiel.

Es posible que se sientan atraídos por ser infieles porque es ilícito y peligroso, por lo que siempre volverán a hacerlo para divertirse. El estilo de vida swinger es una manera maravillosa de agregarle sabor a tu vida, pero generalmente no es una buena idea que se convierta en la parte más importante de tu vida.

Con lo cual, si no puedes divertirte en la cama sin otras personas involucradas, no estás aprovechando al máximo el estilo de vida swinger. Sería mejor si hablaras con tu pareja para descubrir cómo mantenerse conectados e interesados en las mismas cosas.

Si tu relación se ha visto afectada por el engaño o la infidelidad, deberías considerar buscar mejores opciones para resolver la situación. Entrar en el estilo de vida swinger suele ser una idea horrible para las personas que se enfrentan a un problema de infidelidad. Es posible que desees terapeuta de relaciones para que te ayude a descubrir la mejor manera de manejar su situación personal.

5/5 - (5 votos)

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.