Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

¿Por qué el swinging no salva matrimonios?

Son muchas las personas que se hacen esta pregunta: ¿El intercambio de parejas salva matrimonios? Es lógico creer que el swinging sea considerada una opción para recuperar relaciones debilitadas, en especial si como pareja han intentado algunas alternativas sin mayor éxito.

El swinging rompe con las limitaciones históricas del matrimonio, con lo cual, entrar en el estilo de vida swinger es una decisión que incluye reemplazar, con opciones flexibles, aquellas viejas reglas rígidas dictadas por la sociedad en general. Dicho de otro modo, el swinging desafía las expectativas tradicionales que nos han impuesto y abre la puerta a vivir en pareja bajo tus propios términos.

La libertad sexual puede existir dentro de una relación establecida. Pero la realidad no es tan simple o sencilla. Es decir, el intercambio de parejas es una alternativa tentadora para muchas parejas que luchan por superar los desafíos del matrimonio, pero se trata de una alternativa que tiene otra serie de complicaciones.

En este sentido, a continuación vamos intentar desarrollar la idea del porqué el swinging o intercambio de parejas, en definitiva, no es una opción viable para salvar un matrimonio:

No, el intercambio de parejas no puede salvar un matrimonio

Es importante señalar que cada pareja debe preguntarse qué es lo que necesita “resolver” en su matrimonio. El swinging requiere que ambos integrantes de la pareja estén sincronizados entre sí y con las expectativas clara de lo que quieren para relación. Cuando su matrimonio tiene dificultades, generalmente se debe a que la pareja no se está comunicando ni conectando bien entre sí y, precisamente, esos son dos elementos fundamentales para un estilo de vida swinger exitoso.

Nosotros pudiéramos dejar hasta aquí este artículo, porque con esa razón es más que suficiente. Sí, el swinging no funcionaría sin una comunicación fluida entre los dos, siendo esta una de las razones por las cuales los matrimonios fracasan. Pero, si queremos hacer un “checklist” de lo que debe tener un matrimonio para no tener éxito en el swinging, podríamos apuntar que:

  • El intercambio de parejas no es para parejas que no se entienden a sí mismos. El estilo de vida swinger requiere un alto nivel de comprensión y compersión hacia las necesidades de ambos. Cada swinger necesita una caja de herramientas mental llena de estabilidad emocional, confianza en sí mismo, honestidad y la capacidad de confiar el uno en el otro. Si la caja de herramientas mental de una persona carece de los elementos necesarios, tendrá dificultades para disfrutar de la vida activa.
  • El swinging no es solo sexo. Sí, hay mucho sexo casual, pero hay mucho más que sexo en el mundillo del intercambio de parejas. Se trata de abrirse con su propia pareja y ser honesto sobre temas muy delicados. Si no te siente cómodo hablando de nada y de todo con su propia pareja, es mucho más probable que los intercambios de parejas conduzcan a malentendidos y sentimientos heridos. Ambos deben poder confiar plenamente en que sus límites se comunican claramente y se respetan incondicionalmente. Eso requiere un profundo nivel de comprensión entre ambos. Muchas parejas que se intercambian informan que la apertura de la relación los acercó más debido a la comunicación adicional y la comprensión que requiere un swinging exitoso.
  • El estilo de vida swinger complica las relaciones. Si hay turbulencia en el matrimonio, sería más inteligente simplificar las cosas. El estilo de vida swinger hace exactamente lo contrario. Hacer swinging es una mala opción para escapar de los problemas. Los desafíos preexistentes no desaparecerán y empeorarán a medida que el swinging haga su trabajo. Cada relación, en especial la de parejas swinger, requiere mucha devoción y disposición para invertir un trabajo serio en ella.
  • El swinging no es una forma de salir de los problemas. Un matrimonio ya sacudido por una pareja que rompe las reglas no es un buen candidato para el intercambio de parejas. Es probable que la desconfianza y la falta de comunicación hagan que la compleja situación del estilo de vida swinger sea aún más difícil de manejar. Si estás luchando para garantizar la estabilidad en tierra firme, no sería inteligente congelar tu relación. Dicho de otra manera, la vida swinger no está hecha para infieles.
  • Abrir un matrimonio por desesperación rara vez funciona. Si hacer swinging parece ser la única alternativa para evitar un final de una relación, entonces deberías considerar la terapia de pareja en lugar de participar en el mundo de la no monogamia consensuada. Decidir adoptar el estilo de vida swinger desde un lugar de desesperación hace que la decisión en sí parezca un ultimátum. Si el swinging es la única opción disponible, no la elijas. El intercambio de parejas nunca debe ser un acto de desesperación, sino una exploración mutua y totalmente consensuada. Es un acto valiente de explorar tu libertad sexual mientras nutres la relación que tienes. El swinging es una exploración mutua de la libertad sexual en la que la intimidad entre una pareja no se ve comprometida. Las parejas que se intercambian trabajan juntas para establecer sus propias reglas y límites personales que quieren seguir. Ellos escriben sus propias reglas para su propia relación. Es posible que los swingers no sigan las reglas ciegamente, pero eso no significa que las reglas no importen.
  • Swinging requiere herramientas de relación saludables. El swinging es un empeño que requiere una comunicación abierta, la confianza en que se van a respetar las reglas particulares y el compromiso mutuo para que tu relación privada sea siempre prioritaria sobre el estilo de vida swinger. A diferencia de las expectativas silenciosas y las reglas tácitas de lo que implica la fidelidad en las relaciones monógamas, en el estilo de vida swinger los acuerdos se hacen de manera explícita. Proponer las reglas de oro con las que ambos socios se sientan cómodos y seguros es un proceso complejo que requiere honestidad, transparencia y confianza. Las relaciones defectuosas tienden a no tener las habilidades de relación que se requieren para que una pareja evite el drama en el mundo del swinger.
  • Ambos necesitan sentirse seguros y protegidos para explorar sexualmente. Es buscar problemas cuando una pareja “está de acuerdo” a pesar de que no se siente amada o apoyada. Aceptar hacerlo “por el bien de los niños” o para evitar que “lo engañen a sus espaldas”, o razones similares, puede hacer que la pareja renuente sienta que el estilo de vida swinger es una imposición y eso termine siendo determinantes para crear resentimientos entre ambos. El otro compañero puede, incluso, sentirse culpable por el intercambio de parejas. Esos sentimientos negativos de cualquiera de los dos pueden empeorar aún más los problemas de relación preexistentes.

Definitivamente no querrás iniciar el estilo de vida swinger para curar un sentido roto de intimidad y conexión. El swinging, cuando los cimientos del matrimonio son inestables, es probable que les lleve a la destrucción. Para que una pareja pueda disfrutar de los beneficios del estilo de vida swinger, ambos deben poder sentirse seguros y apoyados por su relación. Un alpinista no intentaría escalar una montaña sin las herramientas adecuadas. Lo mismo ocurre con los swingers, que necesitan tener las herramientas de una buena comunicación, confianza incuestionable, honestidad sincera y total veracidad entre ellos. Solo entonces, una pareja puede manejar con seguridad los momentos llenos de presión que pueden existir en el estilo de vida swinger. Si hay grietas o puntos débiles en una relación, esa presión puede romperla y acelerar la caída de la relación.

El swinging puede ser maravilloso para un matrimonio estable

La elección de adoptar un estilo de vida swinger puede proporcionar experiencias enriquecedoras. Pueden convertirse en una extensión de la relación en la que una pareja ya ha encontrado sus anclas. Esas anclas existentes serían las piedras angulares del matrimonio y se construyen a partir de la comunicación, la confianza, la atracción, el amor y el respeto. Todo esto permite que las parejas se eleven a través del estilo de vida swinger.

Siempre habrá opciones adecuadas para matrimonios inestables

Tómense todo el tiempo que ambos necesiten para elegir lo que es adecuado para ustedes. Si están buscando formas de salvar su matrimonio y antes de tomar decisiones prematuras, pueden considerar volver al principio: ¿Qué es lo que se necesita para salvar nuestro matrimonio? La clave, o una de las claves, es tomarse el tiempo para reflexionar primero sobre sus deseos, frustraciones, necesidades y aspiraciones personales. ¿Qué están deseando? ¿Qué se están perdiendo en tu matrimonio? Exploren el camino que les llevó al punto de buscar los recursos para ayudar a salvar la relación.

Las opciones son infinitas si nos permitimos explorar y, a menudo, podemos encontrarnos confundidos por la multitud una vez que lo hacemos. La confusión es una etapa de la toma de decisiones en la cual recopilamos mucha información que aún no hemos tenido la oportunidad de procesar e integrar con nuestra comprensión de las relaciones. Está bien estar confundido, pero no se apresuren en decidir.

La intimidad de una conexión romántica con nuestra pareja debería brindarnos un espacio seguro para explorar nuestros deseos sexuales y de otro tipo y, si somos lo suficientemente valientes y abiertos de mente, podemos atrevernos a probar los frutos del estilo de vida swinger. Si no tienes esa conexión, el swinging no es para ti.

En definitiva, el swinging se trata de llevar una relación al siguiente nivel. No se trata de salvar una relación destrozada.

5/5 - (2 votos)

Leave a Comment