Guía para iniciarse en el intercambio de parejas

El intercambio de parejas no es nada nuevo. El concepto de swingers y swinging ha existido desde hace muchos años. La única diferencia es, que en la actualidad, la gente ha comenzado a hablar de ello de forma más abierta.

Si estás leyendo este artículo es porque a ti, a tu pareja, o a ambos, les gustaría experimentar con esta aventura sexual. Probablemente estés buscando cuáles son los primeros pasos a seguir para iniciarse en el mundo del intercambio de parejas, o cuál es la mejor manera de comenzar en el mundillo swinger.

Independientemente de lo que realmente te haya traído a este artículo, el ser pareja swinger podría ser una excelente manera de divertirse, conocer gente nueva y a explorar los límites de ambos.

Pero, ¿Por dónde comenzar? La información disponible en Internet muchas veces no es del todo alentadora, eso lo sabemos por experiencia. Por esa razón, hemos decidido hacer nuestro primer artículo con una lista paso a paso y de fácil uso de lo que necesitas hacer… una vez que hayas tomado la decisión de ser una pareja swinger.

Paso 1: ¿El intercambio de parejas es adecuado para ti?

Lo primero es lo primero. Debes asegurarte de que swinger es adecuado para ti… por lo que debes responderte:

  • ¿Qué es lo que realmente quiero del swinger?
  • ¿Cuál es la fantasía en particular que quiero representar?
  • ¿Exploro el mundo swinger porque la vida sexual en pareja se ha enfriado demasiado?
  • ¿Quiero explorar la posibilidad de estar con alguien de mi mismo sexo?

Responder estar preguntas es realmente importante para asegurarte de que los demás pasos se desarrollen de la manera más fluida posible. Pregúntate también si emocionalmente estás bien y responder preguntas como:

  • ¿Podría controlar mis sentimientos mientras mi pareja está con otra persona?
  • ¿Qué tan fuerte es nuestra relación en este momento?
  • ¿Mi pareja y yo confiamos plenamente el uno del otro?

Si bien el intercambio de parejas puede ser una gran experiencia para unirte más a la persona que amas, el swinger no puede arreglar las relaciones rotas. De hecho, el swinger tiende a hacerlas fallar más rápido. Por eso, asegúrate de que tu propia relación funciona bien antes de pasar a cualquiera de los otros pasos.

También es importante preguntarte si estás buscando sexo sin ataduras o si te gustaría una conexión más emocional. Si se trata de esto último, entonces el poliamor podría ser la respuesta, aunque ese es un tema del cual no hablaremos mucho en este blog.

Hazte estas preguntas y analízalas antes de hablar con tu pareja. La siguiente parte puede ser intimidante para ambos, pero ayudará mucho si tienes una idea clara de lo que quieres y por qué lo quieres.

Una vez que hayas establecido que el swinger es adecuado para ti y tu pareja, entonces debes dar el paso de iniciar la primera conversación sobre el intercambio de parejas. Puede ser difícil, pero usa tus objetivos del paso anterior para guiar la conversación. Podrías mencionar a algunos amigos en común que son swingers y preguntarle a tu pareja lo que piensa sobre eso. O, también, pudieras sugerir ver juntos algunas películas o vídeos sobre intercambio de parejas.

En nuestro caso, después de muchas sesiones de sexo desenfrenado, tuvimos una conversación en la cual llegamos a la conclusión que queríamos hacer realidad todas nuestras fantasías sexuales, y cuando confesamos cuáles eran la de cada uno de nosotros, ambos estuvimos de acuerdo.

Independientemente de cómo lo hagas, debes elegir un momento en el cual ambos estén tranquilos. Para la mayoría de las personas, este momento pudiera ser por la noche, cuando los niños están en la cama, y pueden tener un momento verdaderamente íntimo. Para otros, el momento momento podría ser durante las relaciones sexuales.

Lo importante es que seas honesto(a) durante la conversación y comuniques tus sentimientos, preocupaciones y curiosidades. Ten paciencia con tu pareja, porque es posible que haya estado fantaseando con el swinger durante meses o años, pero es posible que nunca lo haya considerado realmente, con lo cual, es posible que reaccione de la manera menos esperada.

Paso 2: Ahora, busca la mejor manera para comenzar conocer parejas swingers

Si tu pareja está interesada, es hora de pasar al siguiente paso. Hay muchas formas diferentes de hacer swinger. ¿Comentarle a algunos amigos cercanos que sabes que les gusta el swinger? ¿Ir a una fiesta privada de intercambio de parejas? ¿Ir a un club para parejas swinger?

Lo primero que hicimos nosotros fue crear un perfil de pareja en una red social swinger para comenzar a probar de manera más anónima, privada e íntima. De esa manera, nos reuníamos con aquellas personas que nos parecían agradables a tomar una copa o un café, antes de cualquier otra cosa.

Muchas personas prefieren empezar en el intercambio de parejas en grupos más pequeños, pero a otras les resulta más intimidante. Por eso, tienes que valorar cuál de las opciones es la que resulta más cómoda para los dos.

Paso 3: Debes establecer sus propios límites en el mundo swinger

En este punto, ha llegado el momento de otra conversación importante. Necesitas establecer tus límites, tanto como individuos, como los límites en pareja. Pregúntate qué es lo más importante para explorar durante tu primer intercambio de parejas, y no quieras experimentar todo de una vez. En este punto, debes responderte:

  • ¿Ambos quieren sentarse al margen y solo mirar a otras parejas para saber cómo se sienten?
  • ¿Te sientes cómodo pensando en hacer intercambio total con otra persona? ¿Y tu pareja con la pareja de esa otra persona?
  • ¿Está bien para ustedes besar a esas personas?

Habla sobre todas las posibilidades y descubre dónde están tus límites. Tu propio cuerpo sabrá hasta donde podría llegar, porque conoce perfectamente cuál es tu zona de confort. Ten en cuenta que lo que tú estés dispuesto a hacer, también será lo mismo que pueda hacer tu pareja.

En nuestro caso, desde el primer momento sabíamos que podíamos acceder a prácticamente todo. Por eso, durante nuestro primer intercambio de parejas no hubo límites de ningún tipo y, la verdad, fue una experiencia inolvidable.

Una herramienta muy útil para establecer los límites es elaborar un contrato swinger para parejas novatas.

Paso 4: ¿Realmente la ropa es importante?

Esta parte es divertida, sin duda alguna. ¿Qué vas a llevar puesto? La respuesta es sencilla: dependiendo de a dónde vayas. No es lo mismo quedar con una pareja swinger en casa, o en casa de ellos, que en un restaurante o en un club swinger. Si te decides a que tu primera experiencia la vivirás en un club, entonces verifica el código de vestimenta. La ropa es importante, porque querrás ser realmente forman en un evento casual, o viceversa.

Puede ser divertido asistir a un evento temático por primera vez como pareja swinger, ya que significa que puedes vestirte como otro personaje, real o ficticio, lo que pudiera darte un poco más de confianza. Independientemente de lo que elijas ponerte, asegúrate de que ambos puedan sentirse sexys y cómodos, en especial ella.

Lo ideal, al entrar a ese lugar, es sentir seguridad. Aunque, igualmente, recuerda que los swingers son solo personas normales, no son dioses del sexo perfectamente esculpidos, por lo que, probablemente no encuentres cuerpos 10; es decir, encontrarás personas con estrías y partes blandas.

Las chicas tienen que prestar particular atención en el corsé, en caso de usarlo. ¿Por qué? Porque, por lo general, se ven muy sexys, pero son muy difíciles de quitar en el rincón oscuro de un club de swingers, a menos que tengan una cremallera oculta para ponerse y quitarse fácilmente. En este caso, la recomendación es usar ropa que sea fácil de poner y quitar.

Paso 5: Asistir al primer evento swinger

Llama a una niñera, vístete y sal. Si puedes, antes de salir, es prudente repetir con tu pareja brevemente la conversación sobre los límites. Debes ser consciente de la cantidad de alcohol que estarás tomando, en caso de hacerlo. Esto es por tu propio bien y por el de los demás. Esa es la razón por la cual muchas parejas swinger recomiendan no beber durante el primer evento, para que puedas asegurarte de respetar tus propios límites, pero muchos otros recomendaron al menos una copa fuerte para entrar en calor. En este caso, haz lo que realmente funcione para ti.

Tu primer evento se verá diferente, dependiendo de cómo hayas decidido que sea tu primer intercambio de parejas, pero lo importante que debes recordar es el consentimiento. No asumas que otras parejas tienen los mismos límites que tú y tu pareja; por ejemplo, es posible que no se sientan cómodas con los besos. Lo mejor que puedes hacer es preguntar.

Recuerda que están todos allí por la misma razón. Intenta relajarse, seguir comunicándote con tu pareja y divertirte.

¿Qué pasa al volver a casa?

Después de tu primera noche como pareja swinger, intenta conversar con tu pareja. No hace falta que sea una larga conversación. Lo importante es que puedas hacer un resumen de lo vivido, bien sea esa misma noche, o la mañana siguiente. ¿Qué les gustó? ¿Qué aprendieron? ¿Hay algo que no les haya gustado? Esas son preguntas que les permitirán a ambos aliviar cualquier inseguridad y compartir la emoción de lo vivido.

¡Y ya está! Suena muy sencillo, pero por experiencia propia sabemos que no lo es. Sin embargo, ten presente que después de esta primera experiencia sabrás que habrás hecho nuevos amigos y podrás decidir, ahora con algo de experiencia, cuándo y cómo volver a hacerlo, en caso de que quieras o quieran repetir.

5/5 - (7 votos)

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.