“Cuatro por Cuatro” y el porqué respetar los acuerdos swinger es determinante

“Cuatro por cuatro” y el porqué respetar los acuerdos swinger es determinante

Cuatro por Cuatro” (The Four Of Us en inglés y Du Sie Er & Wir en alemán, 2021) es una película alemana original de Netflix, creada por Florian Gottchick y Florian von Bornstädt; y protagonizada por Nilam Farooq, Paula Kalenberg, Jonas Nay y Louis Nitsche. La historia se basa en un experimento en el cual cuatro amigos deciden intercambiar parejas durante cuatro semanas para probar sus relaciones y además aborda temas como la poligamia, monogamia, bisexualidad y el no tener hijos, ofreciendo una nueva visión acerca de las relaciones modernas.

Los cuatro personajes comenzaron su experimento de cuatro semanas con sus propios problemas, tanto individuales como en pareja. Entonces, cuando todos rompen la única regla, que es la del intercambio de parejas sin nada de sexo, inmediatamente se hace evidente que durante el reencuentro debían hacer frente a las lamentables consecuencias.

Cuando se vuelven a reencontrar durante un fin de semana en la playa, salen a la luz secretos… y luego más secretos. Vuelan chispas, comienzan las disputas y confrontaciones propias de personajes que se han sentido engañados y decepcionados, por la falta de compromiso de quienes, en teoría, respetarían los acuerdos previos.

Pero la película no se trata de esas cuatro semanas. Se lleva a cabo únicamente durante ese fin de semana posterior a dicho experimento. Sin flashbacks. Solo el aquí y el ahora. Entonces, cuando ocurren todas esas bombas de noticias explosivas del primer acto y te quedas preguntándote a dónde podría ir la historia a partir de ahí, te encuentras con un drama completamente creativo y nada previsible.

  • En el transcurso de “Cuatro por Cuatro” todos pueden interpretar a la víctima y ser el agresor entre momentos de ligereza y diálogos profundos. Examinan lo que significa estar en una relación, la diferencia entre la poligamia y el poliamor, además de sus alcances, la naturaleza de la sexualidad en su conjunto y, sobre todo, lo que constituye una buena relación. En general, se disfrutan las conclusiones a las que llegó el grupo y, con honestidad, es posible considerar que, en el estilo de vida swinger, es determinante respetar los acuerdos a los cuales se pueden llegar antes de cualquier juego.

Sin embargo, las conclusiones a las cuales llega la trama no necesariamente hacen que la película tenga un final adecuado. No es decepcionante, pero tampoco genera emoción. “Cuatro por Cuatro” es una historia romántica única, ni completamente dramática ni completamente cómica. La dinámica de este cuarteto es ligeramente interesante y las escenas que casi podrían ser cómicas no lo son del todo.

En la sinopsis, Janina (Nilam Farooq) es una periodista de una revista que busca un ascenso, con uno de esos trabajos de “si no vienes el sábado, no te molestes en venir el domingo” con un hacha colgando sobre su cabeza. Durante el último mes, ha vivido con Nils (Jonas Nay), un sarcástico agente inmobiliario adicto al trabajo.

Se reunirán con la maestra María (Paula Kalenberg) y un actor sin mayor brillo, Ben (Louis Nitsche), en la casa de playa de la familia Nils en el Mar Báltico. Por alguna razón que nos comentan durante la cita, estaban intentando “un experimento” el cual fracasó debido a que “alguien” rompió las reglas.

Para nosotros, como espectadores nada críticos de cine, le pudiéramos poner un 7/10, porque aborda una temática interesante dentro del mundillo swinger. ¿Y a ti, qué te pareció? ¡Cuéntanos!

5/5 - (1 voto)

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.