Cómo se gestiona la bisexualidad en el mundo swinger

Cómo se gestiona la bisexualidad en el mundo swinger

Aunque no lo parezca, la bisexualidad en el mundo swinger es mucho más común de lo que parece. Para comenzar, el estilo de vida swinger, técnicamente, da la bienvenida a personas de todo tipo de orientación sexual, o de gustos sexuales, sin embargo, en muchos casos hay un poco de prejuicios, especialmente cuando se trata de la bisexualidad en hombres.

Para ser realistas, en general, se espera que los hombres sean 100% heterosexuales, independientemente de cuál sea su orientación sexual real. Pero, en el mismo mundillo de los intercambios de pareja, se espera que las mujeres tengan al menos un poco de flexibilidad. De hecho, en el mundo swinger a las chicas se les anima activamente a ser bisexuales o al menos “bicuriosas”.

Pero, desde nuestra experiencia, hemos notado que entre las parejas swinger más jóvenes es más aceptado el hecho de que los chicos puedan ser bisexuales o, en todo caso, tengan curiosidad por experimentar con otros chicos.

Para ser honestos, todos somos “algo” bisexuales

Por ejemplo, a muchos hombres les gusta ver pornografía en la cual una mujer es penetrada por un tipo bien dotado. Bueno, para un hombre 100% heterosexual, no sería común que se excitara viendo un vídeo de un hombre con dichas características, a no ser que tenga ciertas inclinaciones hacia el estilo de vida cuckold. Pero, ¿Qué ocurre si un chico está viendo un porno lésbico muy caliente? Eso no es visto “raro” de ninguna manera. Sabemos que se trata de dos ejemplos tontos, pero también son muy reales.

En los últimos 50 años, se han realizado investigaciones serias sobre estos tópicos sexuales, desarrolladas por personas con doctorados en las principales universidades del mundo y han descubierto que la mayoría de las personas (hombres y mujeres por igual) tienen al menos una pequeña zona gris en su sexualidad. Si no nos crees a nosotros, para que tengas una idea échale un vistazo a Google y busca “Kinsey Scale”… ¡Y verás cientos de escalas diferentes para medir los diferentes grados de sexualidad en las personas!

Entonces, ¿De qué manera encaja la sexualidad o la bisexualidad en el mundo swinger? No es tan sencillo, de hecho, es diferente para hombres y mujeres. Así las cosas, exploremos ambos lados para que puedas ver dónde podrías encajar según el género con el cual naciste o te sientes identificado, o identificada:

  • Chicos bisexuales en el mundillo swinger

No estamos diciendo que sea correcto, y definitivamente es injusto, pero a menudo hay presión en el estilo de vida swinger para que un hombre sea muy heterosexual y no públicamente bisexual. Verás que algunos hombres son honestos acerca de su bisexualidad, pero muchos otros bisexuales lo mantienen en un nivel extremadamente discreto.

Como mencionamos hace un momento, la excepción es la multitud más joven de swingers, que tienden a no juzgar si un chico quiere ser bisexual con otro adulto que así lo consienta. Desafortunadamente, la gente más joven es una parte minoritaria de la comunidad de swinger. Si te incluyes como hombre bisexual en un sitio web swinger, es probable que menos parejas te contacten.

Hay algunos grupos de swingers dedicados para hombres bisexuales, por lo que aún puedes encontrar muchos compañeros para jugar, pero no será tan fácil como decir que eres heterosexual. Si eres un hombre bisexual, tampoco te preocupes demasiado. Aunque puedes encontrar puntos de vista negativos de algunos swingers mayores, te aseguramos que hay muchos hombres bisexuales en el estilo de vida swinger y es posible que no lo anuncien abiertamente dentro de sus preferencias.

Si eres abierto acerca de tu bisexualidad masculina, es probable que las parejas con hombres “heterosexuales” se pongan en contacto contigo y que realmente disfruten de un trío bisexual en toda regla. Este punto es tan interesante, que basados en nuestra experiencia escribiremos un artículo solamente dedicado a esto.

Para los hombres heterosexuales que están leyendo este artículo, tómense una cerveza y relájense. Demasiados hombres heterosexuales están preocupados por demostrar su heterosexualidad y se pierden mucha diversión. Ni siquiera estamos hablando de ser bisexual. Solo estamos hablando de experimentar y nada más.

En este sentido, no te asustes si una chica quiere masajear tu próstata mientras te hace una mamada, porque eso no te va a convertir en homosexual o bisexual. Solo hace que te corras con mayor intensidad. La próstata es, básicamente, el “punto G” de los hombres. Hay algunas mujeres realmente experimentadas en el estilo de vida swinger que pueden hacer que te corras con mayor intensidad de lo que nunca antes, si estás dispuesto a relajarte y probar algo nuevo. Por supuesto, si no quieres experimentar con esto, debes decírselo a tu compañero de juego, quien con seguridad respetará tu decisión.

Si tienes suerte, te encontrarás en algunos momentos realmente morbosos. Desde luego que estos momentos pueden ser situaciones incómodas para los hombres homofóbicos e, incluso, podrían creer que están “rozando” la homosexualidad. ¿A qué nos referimos? A situaciones tan sencillas como pararse desnudo junto a otro chico, acariciando su propio cuerpo, viendo a las dos mujeres montar el espectáculo de chica con chica antes de invitarles a ustedes, caballeros, a unirse a la acción.

Por lo general los clubes swingers pueden ser espacios reducidos, con lo cual, cuando tengas un momento sexual con otras personas, es probable que haya ocasiones en las que involuntariamente te acerques a la anatomía masculina… ¡No te asustes! A menos que prefieras tener sexo completamente vestido, asegúrate de poder actuar como un adulto maduro y estar tranquilo con una situación como esa.

El estilo de vida swinger se trata de un momento de diversión consensuada entre adultos morbosos. Cuanto más puedas relajarte y manejar las cosas que simplemente aparecen, más lo disfrutarás.

  • Chicas bisexuales en el mundo swinger

Si eres chica, sabes que tienes más flexibilidad que los hombres en términos de bisexualidad en el mundo swinger. Sin embargo, es probable que encuentres algo de presión para ser bisexual o al menos un poco “bi” para un momento sexual. Esto generalmente significa estar dispuesta a jugar con otra chica para aumentar el morbo del momento.

Puedes explorar tanto o tan poco tu sexualidad como desees. Puedes decir “no, gracias” si te invitan a jugar con otra mujer. Pero, si sientes curiosidad por saber cómo sería besar a otra chica, adelante, inténtalo, siempre y cuando te asegures que eso está bien para la otra chica. Si te sientes obligada a explorar los senos de otra chica y quieres besarlos o acariciarlos, adelante, pregúntale antes de hacerlo.

Muchas mujeres en el estilo de vida swinger son bisexuales o bicuriosas y estarán abiertas a la atención de otras mujeres. No asumas nada sobre otra mujer y siempre pregunta con respeto antes de tocar, aunque, por lo general, ese es un tema que surge desde el mismo momento que se están conociendo, con lo cual, cuando llega el juego sexual, ya tienen muy claro lo que está permitido y lo que no.

Si prefieres no experimentar con otras mujeres, esto es completamente aceptable. Es posible que te vuelvas más curiosa con el tiempo, a medida que profundizas dentro del mundo swinger y se abre más a tu propia sexualidad. Algunas mujeres son heterosexuales y nunca querrán comprometerse con otra mujer, pero otras deciden que quieren experimentar por un tiempo y luego eligen si realmente quieren seguir adelante o cambiar de opinión.

Es bien sabido que a muchos hombres les resulta extremadamente atractivo ver a dos hermosas mujeres jugando entre sí. Muchos hombres no pueden evitar preguntar si pueden unirse antes de que estés lista para dejar de jugar con tus nuevas amigas. No temas decirles a los hombres que se queden atrás hasta que estés lista, o estén listas.

El swinging es una actividad de equipo, pero las mujeres tienden a actuar como las protagonistas, dirigiendo lo que sucede o no sucede. En ese sentido, expresa tu nivel de comodidad. Esfuérzate tanto como quieras, pero no te sientas obligada a dejar que los demás te presionen. Lo mejor para todos es que seas feliz, así que habla si quieres hacer algo o prefieres no hacerlo. Al final de todo, solo tienes que hacer lo que te haga sentir bien.

5/5 - (5 votos)

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.