Cómo convencer a tu pareja para ser swingers

Cómo convencer a tu pareja para ser swingers

Antes que nada, debemos aclarar que este artículo no va de engañar u obligar a tu pareja para ser swinger. Y lo advertimos porque conocemos de algunas personas que están en relaciones infelices y que están intentando “convertir” a su pareja en algo que nunca serán, porque en realidad no forma parte de su naturaleza.

Dicho esto, añadimos que, si tu pareja no es una persona sexualmente activa, o mejor dicho, no es hipersexual como para que pudiera sentirse atraída por el estilo de vida swinger, entonces tiene todo a su favor para nunca probar el intercambio de parejas. ¿Por qué? Porque no vas a convencer a tu pareja de algo que no es, con lo cual, intentar engañarla u obligarla, solo te traerá como consecuencia parar por un mal y desagradable momento.

Lo expresado previamente no solo va dirigido a los hombres que están interesados en arrastrar a sus novias o esposas al swinging, sino también a mujeres que de manera muy discreta también lo están buscando. Porque, estamos muy seguros, que tanto hombre como mujeres pueden tener el mismo nivel de deseo sexual… o hipersexual.

Es más, el mundo swinger no sería tan divertido si eso no fuera cierto. Muchas veces es la parte femenina de la pareja quien da el primer paso hacia el estilo de vida swinger. Es ella, en muchos casos, quien le presenta el intercambio de parejas a su esposo o novio.

En este sentido, y sin más dilación, si quieres saber cómo mostrarle a tu pareja la posibilidad de formar parte del estilo de vida swinger, entonces puedes continuar leyendo este artículo, basado 100% en nuestras propias experiencias.

¿Cuáles son los pasos a seguir para convencer a tu pareja de explorar el mundo swinger?

Con suerte, estás en una gran relación. Amas a tu pareja y el sexo es increíble. Tal vez viste una película y te has encontrado con una escena de intercambio de parejas y ahora te preguntas cómo sería si lo pudieras experimentar tú y tu pareja. Lo has pensado durante algún tiempo y crees que sería genial para tu relación. Entonces, ¿Cómo comienzas la conversación swinger con tu pareja? La respuesta es… ¡Con mucho cuidado!

Aunque la honestidad suele ser siempre la base de una buena relación, para este tipo de casos, muchas veces, tanta honestidad no ayuda demasiado. Cuando le mencionas el estilo de vida swinger a tu pareja, algunos pensamientos automáticos, confusos y preocupantes, podrán pasar por su mente. Estas son algunas de las minas ocultas que exploran de manera prematura en parejas swinger potenciales, con lo cual, es un primer paso que se debe dar con mucha precaución.

Dicho esto, detallemos cuáles son las preocupaciones que surgen en una propuesta swinger y cómo desarmarlas inmediatamente:

  • Celos. Cuando amas a alguien, lo valoras mucho. Es muy natural sentir celos cuando se le pide que comparta lo que más ama en la vida. Pero si no siente celos durante la propuesta de ser swingers, es probable que se pregunten cuánto realmente te aprecian como pareja. Por eso, tendrás que garantizarle a tu pareja que ella es tu prioridad número uno. Hacen esto juntos y regresan a casa juntos. Tu experiencia swinger es y será temporal, pero tu relación es a largo plazo… e, incluso, “eterna”.
  • Inseguridad. Tu pareja puede comenzar a preguntarse porqué quieres jugar con otros, sexualmente hablando. Puede pensar que no es lo suficientemente buena para ti y es normal que lo pueda pensar. Todo el mundo tiene algo de inseguridad sobre su cuerpo, su desempeño sexual y otras cosas. Debes recordarle a tu pareja que es perfecta para ti, por eso, debes tranquilizarla, halagarla siempre, mostrarle cariño, todo basado desde la sinceridad y no porque estás tramando algo más. Háblale con analogías: tu platillo favorito es tu pareja, desde luego, pero en ciertas ocasiones nos apetece cenar otra cosa. No quiere decir que esa otra cosa sea mejor, o más saludable, sino que simplemente queremos deleitarnos con algo diferente. De hecho, una vez que te lo comas, aunque te gustó, estamos seguros que dirás: “Sí, estuvo muy bueno, pero nada como mi platillo favorito”.
  • ¿Buscando un cambio de aires? Otra gran preocupación de muchas parejas que reciben una propuesta para ser swingers es que podrían pensar que estás buscando experimentar el estilo de vida para encontrar algún reemplazo. Es decir, que tu pareja podría creer que estás intentando buscar alguien más para luego dejarla. Ante una situación como esta, es importante señalar que el swinger puede ser una forma segura de proteger tu relación y, al mismo tiempo, añade variedad a su vida sexual. El estilo de vida swinger está lleno de parejas felices y duraderas. No buscan reemplazos, ni poliamor, incluso si se lo pides con insistencia. Jugar con otras parejas swinger les ayuda a protegerse de los solteros o de las personas recién divorciadas que pueden estar buscando formar un vínculo emocional. Las personas solteras en el estilo de vida tienen una base increíble y son respetuosas con las parejas, de lo contrario, habrían sido apartadas por completo.
  • Miedo. Incluso si has sido muy claro acerca de cuánto ama y valoras a tu pareja, y ella se siente confiada con la relación que tienen, aún podría existir el temor de ser señalados públicamente, o de arrastrar otros de los riesgos de ser swingers en la actualidad. En este sentido, deben proceder lentamente y trabajar juntos esos miedos. Entre los dos pueden hacer que esto funcione de manera más segura y que sea un valor añadido a vuestra relación. Desde luego que pueden tomar precauciones, como acordar unas normas de seguridad o diseñar un contrato swinger para parejas novatas.

Una vez desmantelados los miedos, se deben dar los primeros pasos hacia cómo comunicar o descubrir lo que te interesaría experimentar en realidad. Podrían ver juntos alguna película con contenido swinger o algún vídeo explícito. Después, puedes darle tus opiniones sobre lo que has visto y eso incluye las escenas que más te molaron. 

De hecho, la próxima vez que vayan a la cama a pasar un rico rato de placer, intenta imitar alguna de las escenas que disfrutaron juntos a manera de fantasía. Haber visto algo de pornografía juntos es común, incluso, lo hacen parejas vainilla todo el tiempo. Además, esta es una excelente manera de estar más en sintonía con los deseos y fantasías de ambos.

Cualquier situación que surja durante una sesión de sexo puede, incluso, llevar a tu pareja a expresar alguna opinión en contra de la posibilidad de ser swingers. De ser así, acepta dicha opinión y no la enfrentes, de hecho, ponte de su lado y no la presiones. Tratar de obligar a tu pareja a aceptar algo que no le gusta, así sea en un momento puntual, lo que hará será dañará tu relación.

Ser paciente y respetar los sentimientos de tu pareja te recompensará a largo plazo. Es posible que descubras que su opinión sobre el swinger evoluciona a medida que continúan explorando la sexualidad de ambos juntos. Puedes mantener la conversación abierta sin presionar a tu pareja, lo que puede llevarlos a adoptar el estilo de vida swinger más adelante.

De hecho, nos ha pasado que hemos escuchado hablar a parejas swinger acerca de cómo discutían acerca de explorar el mundo swinger, y lo hicieron por años, antes de tomar la decisión de probarlo por primera vez, justo después que se sintieron seguros como para dar el paso. Así que relájate y no te apresures.

Si tu pareja no ha expresado ninguna opinión sobre intercambio de parejas y no parece molestarse con las representaciones del estilo de vida swinger en las películas o en la televisión, puedes decirle alguna frase interesante como para conocer su reacción. Puede que le digas que te gustaría interpretar una fantasía swinger. Incluso, si tu pareja responde positivamente a la idea y disfruta del juego de roles, eso no significa que esté lista para ingresar al estilo de vida swinger. Con lo cual, no te apresures.

Deja que tu pareja incube la idea swinger y progrese a su propio ritmo

Si presionas demasiado la conversación, demasiado pronto, saldrás de su zona de confort y el resultado rara vez será positivo. Debes ser inteligente y seguir siendo paciente. ¿Es tan horrible seguir teniendo sexo con una sola persona, cuando esa persona es la persona más increíble que conoces? Si tu pareja tiene la mente abierta, es probable que las fantasías sexuales se conviertan en un deseo, y ese deseo en realidad. Asumiendo que todo va sin contratiempos, sigue avanzando, pero con precaución.

Te contamos que, antes de entrar en el estilo de vida swinger, a nosotros ocasionalmente veíamos algún vídeo en páginas como Pornhub, además de investigar un poco acerca de las diferentes opciones que existían para dar el paso hacia el swinging. Internet siempre es un recurso increíble para parejas curiosas, parejas vainilla o parejas swinger novatas. Aunque no existen muchos sitios en español dedicados a parejas principiantes (y por eso hemos creado este blog), en la red se pueden encontrar buenos recursos que ayuden a dar el paso.

De hecho, en Playboy TV existe un programa llamado “Playboy TV Swing Episode” que a nosotros nos encanta y es otra excelente manera de dar pasos hacia el mundo swinger. Es un programa divertido y muy educativo… además de súper morboso. Además, es una excelente manera de comenzar una velada sexual con tu pareja.

¿Qué puede ser una excelente idea? Pregúntale a tu pareja si le gustaría ver algún episodio de este programa… que es una especie de reality show. Crea una atmósfera cómoda y sensual. Tal vez puedes abrir una botella de vino y poner algo de picar, antes de abrazar a tu pareja mientras comienzas a ver el show. Tómate el tiempo halagar a tu pareja durante el programa y hazlo saber que ella se ve para ti mejor que las personas que están en el programa. Cuanto más le asegures a tu pareja que la encuentras sexy, más probable es que vea el swinger como una opción, sin miedo ni inseguridad.

Después del episodio, sigue abrazando a tu pareja, o llévala a la cama. Cuando haya un momento de relajación, pregúntale a tu pareja si alguna vez sintió curiosidad por saber cómo era un verdadero club de swingers. ¿Alguna vez querrían visitar uno, solo como curiosidad, sin ningún intercambio? Recuerda, generalmente es mejor dar pequeños pasos. No querrás asustar a tu pareja. Sigue pensando en formas en las que puedas demostrar y comunicar cuánto los amas a ellos y a tu relación.

Después de todo, esto de comunicarse y probar el mundo swinger debe tener una base sólida porque, insistimos, de lo contrario tu pareja podría sentirse amenazada. Verás que, cuando sea el momento adecuado y ambos se sientan cómodos, el tema saldrá en una conversación y decidirán dar los primeros pasos, bien sea en un club swinger o comenzando como nosotros, a través de redes sociales como Xamigos o, la que más nos gusta, OnSwingers

En otro artículo contaremos cómo nosotros incursionamos en este mundillo… pero, de momento, te recomendamos que el enfoque sea muy lento y paciente… porque esto, a menudo, trae muy buenos resultados.

4.6/5 - (7 votos)

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.