A este cornudo de la vida real le gusta ver a su novia tener sexo con otros hombres

A este cornudo de la vida real le gusta ver a su novia tener sexo con otros hombres

Un sábado por la noche del pasado mes de julio, Lexa tomó un trago de margarita, se quitó ropa y se metió desnuda al jacuzzi de su novio. “Mira sus tetas, ¿No son geniales?”, preguntó su novio, Raúl, a sus dos invitados masculinos. “¿Quieren tocarlas?”, preguntó.

Los dos chicos singles se acercaron y comenzaron a besar el cuerpo de Lexa antes de pasar a la cama de la habitación principal… pero Raúl no se unió a ellos. “Acabo de ver a estos dos hombres muy atractivos tener sexo con mi novia”, le dijo a The Post“Y me encantó”, añadió.

El fetiche, conocido como cuckolding, es una práctica común en la cual un chico disfruta que su mujer tenga sexo con otros hombres. Raúl, de 35 años, y Lexa, de 26, cuyos nombres han sido cambiados por discreción, dicen que las parejas no deberían avergonzarse de las perversiones, si en realidad les gustan. De hecho, el fetiche, en el que han actuado “docenas” de veces, ha acercado a la pareja de originaria de Brooklyn, dijeron.

“Ya que ella sabe que voy a ayudarla a tener sexo… simplemente fortalece nuestro vínculo emocional”, dijo Raúl, quien trabaja en marketing. “Si puedo ayudar a mi pareja a lograrlo, esa es mi manera de demostrar mi amor por ella”, agrega.

El dúo aventurero, que ha estado saliendo durante un año, tiene una relación abierta y se les permite ver a otras personas siempre que sean sinceros sobre sus hábitos de citas. El atractivo del cuckolding, dice, se trata de poder ver a alguien a quien ama ser gratificado.

“Realmente disfruto ver a mi pareja en su placer”, dijo. “Algunas personas van al teatro y ven una actuación en vivo, bueno, mi versión es sentarme con una bebida de mi elección y ver a la pareja que tanto amo disfrutar”, detalla Raúl.

La “torcedura” es más común de lo que uno podría pensar y puede cubrir un amplio espectro de deseos, dijo el educador sexual Kenneth Play. “Algunas personas disfrutan la sensación de ser humilladas, a otras les gusta fingir que están viendo un evento secreto, por lo que se trata más de voyeurismo”, dijo Play. “Para algunas personas, quieren fingir atrapar a un infiel, y para otras, es una celebración de la sexualidad de su pareja”, agrega el profesional.

¿En cuanto a los celos? No es un problema para Raúl. “Hay otros hombres que tienen penes más grandes que yo y eso está bien”, dijo. “Si le gusta tener contacto físico con alguien con un pene más grande, entonces quiero que vaya y haga eso”, afirma.

Además, dijo: “Es una gran excitación”. De hecho, está tan de acuerdo con eso que el dúo irá al acecho de posibles conexiones juntos en Tinder y en fiestas. “Siempre estoy como, oye, mira a ese tipo de allí, se parece a tu tipo”, dijo Raúl.

“Incluso les dará instrucciones sobre cómo me gusta que me toquen», dijo Lexa, cuyo oficio tiene que ver con la fotografía.

{"galleryImages":["https:\/\/lovitos.club\/wp-content\/uploads\/2022\/09\/A-este-cornudo-de-la-vida-real-le-gusta-ver-a-su-novia-tener-sexo-con-otros-hombres-3.jpg","https:\/\/lovitos.club\/wp-content\/uploads\/2022\/09\/A-este-cornudo-de-la-vida-real-le-gusta-ver-a-su-novia-tener-sexo-con-otros-hombres-2.jpg","https:\/\/lovitos.club\/wp-content\/uploads\/2022\/09\/A-este-cornudo-de-la-vida-real-le-gusta-ver-a-su-novia-tener-sexo-con-otros-hombres-4.jpg","https:\/\/lovitos.club\/wp-content\/uploads\/2022\/09\/A-este-cornudo-de-la-vida-real-le-gusta-ver-a-su-novia-tener-sexo-con-otros-hombres-1.jpg"]}

Frecuentemente asisten juntos a fiestas sexuales y, a veces, la pareja incluso cambia de roles, con Lexa viendo a Raúl hacerlo con otra mujer. “Cuando estoy teniendo sexo con él, tengo un punto de vista muy específico… dependiendo de hacia dónde mire”, dijo. “Cuando puedo verlo, también puedo imaginarme a mí misma como esa otra mujer y me emociono mucho”, añade.

Aunque Raúl y Lexa fomentan los juegos con otros, la representación más común del cuckolding es donde el hombre experimenta humillación y degradación al ver a su esposa tener relaciones sexuales. “Para una pareja que ha estado junta durante años… podría ser que la mitad de la pareja se haya sentido descuidada o que nunca haya experimentado el poder en el matrimonio”, dijo Raúl. “Esta es una excelente manera de recuperar ese poder y proporcionar curación en la relación”, afirma.

El propio Raúl también ha sido el tercero voluntario en relaciones pasadas, al que se hace referencia como un “toro” o “corneador”. “A menudo es porque se sienten tan seguros en la relación y en sus carreras… que esta nueva idea de ser humillados es emocionante”, dijo.

Pero ese no es el caso de Raúl y Lexa. “Realmente disfrutamos celebrándonos unos a otros, que es el extremo opuesto del espectro”, dijo Raúl. “Sí”, dijo Lexa. “Nos animamos unos a otros”, cierra.

5/5 - (2 votos)

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.