Skip to content Skip to sidebar Skip to footer

9 sugerencias para no mezclar sexo con amor en el swinging

Si partimos del hecho que en la no monogamia consensuada el intercambio de parejas existe para agregar algo de sabor a nuestra vida sexual, entonces no debería existir el temor de mezclar sexo con amor mientras practicamos el swinging.

La verdad es que la mayoría de las parejas que formamos parte del mundillo swinger son felices, porque, entre otras razones, nuestros compañeros de vida satisfacen nuestras necesidades emocionales. Como parejas swinger nos entregamos al sexo no monógamo para mejorar nuestra vida sexual y disfrutar de experiencias variadas.

Sin embargo, y aunque esto tenga todo el sentido para nosotros, somos conscientes que aceptar que esto es así puede significar un desafío mayor, en especial, para aquellas parejas swinger potenciales cuya inexperiencia les hace ponerse muchas trabas antes dar el paso definitivo hacia el estilo de vida swinger.

Dicho esto, hemos reunido nueve sugerencias para no mezclar el sexo con el amor dentro del swinging:

  • 1. Busca compañeros de juego que deseen lo mismo que tú

Tener una clara idea de lo que quieres es importante desde el principio del todo. Debes usar sitios, aplicaciones o visitar clubes dedicados a swingers. Las opciones de citas en el mundo vainilla están llenas de personas que buscan una conexión emocional romántica. Desde luego, el objetivo es quedar con personas swingers que comparten las mismas expectativas informales que tú, porque somos conscientes de los límites, que se resumen en solo contacto físico.

  • 2. Evita las citas románticas

Si deseas disfrutar del sexo swinger casual, no necesitas pasar mucho tiempo en actividades de citas tradicionales que tienden a facilitar conexiones más emocionales. Es decir, unas copas amistosas en el bar están bastante bien, pero evita las cenas a la luz de las velas o algún paseo recurrente, porque eso no aporta mucho más. Por el contrario, asegúrate de que sea solo una noche sensual y divertida, porque una cena con tono romántico puede confundirles, tanto a ti y tu pareja como a tus contactos.

  • 3. Establece límites concretos y reglas muy claras

Cuando las reglas de oro están presentes, el swinging es muy seguro. Estas normas, desde luego, deben establecerse tomando en consideración el respeto hacia sus compañeros de juego. Con esto, se debe planificar lo que desean hacer, siempre con claridad. Por ejemplo, es posible que alguno de ustedes quieran omitir los besos en la boca, ya que pueden considerar que son demasiado íntimos.

Asegúrate de tener una conversación acerca de lo que todos quieren que ocurra dentro del juego swinger. Prepárate para esa conversación estableciendo tus propios límites antes de ir a tu cita y apégate a ellos, incluso, cuando la pasión pueda estar aumentando. Los buenos límites personales te ayudarán a protegerte a ti y a tus emociones para que no entren en territorios escabrosos. Recuerda que respetar los acuerdos swinger es determinante para tener una experiencia segura.

  • 4. No trates a los demás como no te gustaría que trataran a tu pareja

Si no quieres que a tu pareja le den un beso en los labios, entonces no seas tú el primero en hacerlo con uno de los integrantes de tu pareja de juegos. Tampoco esperes a que te traten como te trata tu pareja, porque tampoco es buen asunto. Evita crear incomodidades. Muchas veces, el mostrarnos muy cariñosos o efusivos con nuestros compañeros de juego puede enviar señales equivocadas, que perjudican la experiencia.

  • 5. El placer siempre será la prioridad

En el swinging es absolutamente aceptable divertirnos sexualmente e, inmediatamente, irnos a casa. No hay necesidad de gastar esfuerzos en construir una conexión emocional profunda después de los juegos. El swinging es simplemente una relación física con amigos casuales, así que asegúrate de mantener este enfoque siempre. Una vez que termine la diversión sexual, no tengas miedo en prepararte para volver a casa, con cortesía y educación. Claro está, las relaciones con algunas parejas pueden convertirse en amistades más significativas, pero tienden a desarrollarse con el tiempo.

  • 6. Sé honesto y directo

Siempre debes ser directo, educado y honesto. A nadie le gusta tratar de descifrar señales confusas y los malentendidos conducen al drama. Deja en claro que la relación es puramente sexual. Esto facilita las cosas ya que todos saben y están de acuerdo en la razón por la que están allí. Es posible que te sientas un poco incómodo si son una pareja swinger principiante, pero los más exprime todos entenderán y agradecerán este tipo de acciones. Si alguien no te respeta por ser honesto con él, entonces probablemente esa persona o pareja no debería ser un compañero sexual adecuado.

  • 7. Vete si no te sientes cómodo

Si tú o tu pareja no están disfrutando de la cita swinger, o si la actividad sexual no es lo que quieres, entonces lo más recomendable es marcharte cuanto antes. No se trata de salir corriendo, sino de decir adiós a tiempo. El intercambio de parejas funciona mejor cuando las personas son honestas con sus compañeros swingers. Este no es un romance amoroso, por lo que no hay necesidad de preocuparse por cómo se sentirá la otra persona cuando decidas terminar con la diversión sexual.

Dicho de otra manera, si estuvieras jugando fútbol o voleibol con alguien en tu parque, no te sentirías mal por detenerte e irte a casa cuando ya no estés interesado en seguir jugando. El swinging tiene el mismo nivel de libertad, por lo que puedes irte en cualquier momento, pero trata de ser cortés y respetuoso cuando lo hagas.

  • 8. Manténte conectado con tu pareja

Es esencial tener una comunicación abierta con tu propia pareja antes, durante y después de las citas swinger. Sí, han tenido una conversación sobre la elección de este estilo de vida, pero es esencial que se reúnan a menudo para tener discusiones importantes sobre el posible desarrollo de sentimientos por alguien, o si disfrutan de este estilo de vida, o si quieren algo más de la relación. Todos estamos en continua evolución y lo mismo ocurre con nuestras preferencias sexuales. Dicho de otra manera, saber cómo gestionar las emociones es fundamental en el estilo de vida swinger.

  • 9. Evita hacer swinging con personas vainillas

Una relación swinger con un amigo vainilla, o alguien que conoces fuera del swinging, puede afectar tu relación existente con ellos, porque es posible que no sean tan maduros como tú para manejarlo. No mezclar el sexo con el amor es igual a no mezclar personas de practican monogamia con aquellas que practicamos la no monogamia consensuada.

Muchas personas vainillas no saben diferenciar entre el sexo por diversión y una relación sentimental, con lo cual, en ciertos casos esperan que el sexo los acerque más a ustedes. Desde luego, con el tiempo es posible lograr algún encuentro sexual con amigos vainillas, pero para que eso ocurra lo más recomendable es controlar perfectamente cualquier escenario, y eso se logra con una buena experiencia dentro del mundillo swinger.

¿De qué otra forma se puede evitar mezclar sexo con amor en el mundo swinger?

El sexo debería hacerles sentir más felices. Si tu relación swinger genera culpa o estrés en tu vida, necesitas hacer algunos cambios cuanto antes. Si sientes demasiada ansiedad y estás pensando demasiado en ello, entonces tal vez cambiar a tus compañeros de juego o reducir la frecuencia de las citas con swingers o, incluso, poner una pausa el intercambio de parejas por un tiempo podría ayudarte a recuperar la tranquilidad.

Honestamente, incluso si sigues todos estos consejos, es posible que aún te sientas confundido con tus emociones, porque las emociones pueden ser muy difíciles de controlar. Nuestro cerebro puede engañarnos y sacar lo mejor de nosotros con todas las hormonas liberadas por el sexo, con lo cual, la clave para recordar es que esos sentimientos confusos no son amor es despejar tu mente y mantener la conexión con tu pareja, en especial, después de cada cita.

5/5 - (2 votos)

Leave a Comment