3 grandes riesgos de ser swingers en la actualidad

3 grandes riesgos de ser swingers en la actualidad

Por más emocionantes e increíbles que puedan ser los beneficios de participar en intercambios de parejas, el estilo de vida swinger no escapa de algunos riesgos reales que creemos importantes detallar en este artículo.

En el mundo swinger, como en la vida misma, existen actividades que traen consigo ciertos riesgos que debemos ser conscientes si estamos en capacidad de asumir o no. Para esto, una vez que tú y tu pareja han decidido formar parte del estilo de vida swinger, lo más importante es que hablen acerca de qué tan cómodos se sienten con los riesgos de ser swingers e intercambiar opiniones entre sí.

Para ayudar a explicar los riesgos a los que pueden estar expuestos al hacer swinging, debemos hacer un ejercicio. Imaginemos que tu relación es como un coche. En este momento, estás conduciendo tu coche por carreteras locales dentro del límite de velocidad permitido. Es posible que tu coche tenga algunas marcas debido a pequeños accidentes, como, por ejemplo, aquel golpe que recibió dentro del parking del supermercado.

Ese pequeño golpe en el parking no es otra cosa que las pequeñas diferencias que puedes tener con tu pareja en la vida cotidiana. De hecho, la mayoría de las relaciones pueden manejar con facilidad la conducción en carreteras locales, porque te estás moviendo a una velocidad controlable con pocos peligros reales, más allá de algún bache.

Pero el estilo de vida swinger es como llevar tu coche a la autopista y pisar el acelerador. En una vía rápida, ese pequeño bache puede convertirse en un gran problema cuando vas a más de 120 kilómetros por hora. Es por eso, que la idea de este artículo es poder detectar, tanto como sea posible, los riesgos de ser swingers en un mundo tan convulsionado como este:

  • 1. Riesgos de ser swingers: Problemas de salud

Que el preservativo se rompa con tu pareja puede ser un momento estresante. Ahora, imagina que el condón se rompa cuando estás teniendo relaciones sexuales con una persona que acabas de conocer esa noche.

Incluso, así uses condón, aún puedes contraer alguna enfermedad de transmisión sexual (ETS). El herpes se puede transmitir de piel a piel o, incluso, a través de la saliva. El VPH también se puede transmitir con el contacto de la piel, por solo mencionar alguno de ellos. Muchas parejas swingers no usan condones para el sexo oral, por lo que debes hablar con tu pareja acerca del nivel de comodidad frente a ese riesgo.

No queremos ser fatalistas, pero en cuanto a salud se refiere, estos son unos de los riesgos de ser swingers. Sin embargo, es posible que te sorprenda el hecho que los swingers tienden a no tener altas tasas de ETS, según estadísticas de estudios realizados a partir de 2010.

En realidad esto tiene sentido, porque los intercambios de parejas no son como aquellos encuentros casuales y nocturnos a los que podemos estar expuestos después de una noche de copas. Y debemos ser honestos en este particular: las personas borrachas toman malas decisiones. Los swingers saben que el alcohol es un buen lubricante social, pero también atenta contra las erecciones, por lo que la mayoría de los swingers evitamos beber en exceso.

Ser moderados al momento de consumir alcohol también ayuda a proteger a las parejas de hacer algo estúpido que podría dañar la relación. La ventaja de operar en pareja es que tenemos dos mentes y dos pares de ojos, lo que ayuda a minimizar la probabilidad de tomar malas decisiones. La comunidad dentro del estilo de vida swinger es una sólida red de parejas que hablan entre sí. Entonces, cuando surge un problema de salud, se puede identificar y abordar rápidamente. 

Aunque los swingers solemos tener más sexo y con más parejas, lo hacemos con los ojos bien abiertos. Esto no significa que participar en intercambio de parejas sea muy seguro. Si ustedes como pareja se cuidan, así como lo hacemos el resto de las parejas del mundo swinger, entonces estamos protegiendo el estilo de vida tanto como a nosotros mismos.

  • 2. Riesgos de ser swingers: Problemas emocionales

Si tu relación no es está estable emocionalmente, el estrés que genera el mundo swinger pudiera arruinarla por completo. Si probablemente no conducirías tu coche con el parabrisas roto en una autopista a alta velocidad, entonces, ¿Por qué llevarías una relación inestable al estilo de vida swinger?

Si tienes problemas de confianza o comunicación, estos pueden empeorar cuando tu pareja coquetea o envía y recibe mensajes subidos de tono con otros compañeros del juego sexual. Es posible que tu pareja ni siquiera haga nada malo, pero si te sientes incómodo puedes ponerte a la defensiva y hacerle algún reclamo, convirtiendo una pequeña falta de comunicación en una pelea innecesaria. Para minimizar los riesgos emocionales, debes tener grandes habilidades de comunicación.

En nuestro caso, el estilo de vida swinger nos ha ayudado a mejorar enormemente nuestras habilidades comunicativas. Antes de entrar en mundo swinger, acudíamos a nuestras fantasías como tema de conversación. Vimos y leímos muchas cosas sobre el estilo de vida swinger y luego nos comunicamos entre nosotros sobre lo que nos asustaba, lo que nos entretenía y lo que nos agradaba más que cualquier otra cosa.

Investigar acerca del estilo de vida swinger y el juego de roles nos acercó aún más, pero sabemos que algunas parejas no son tan afortunadas. Temen que su pareja los engañe o los deje por alguien más atractivo, por lo que aceptan a regañadientes entrar en el mundo swinger para mantener su relación unida.

Pero no existe peor idea que esa. Entrar al estilo de vida swinger para resolver diferencias es una mala idea, de hecho, es una muy mala idea. La mayoría de las personas no abandonan sus relaciones por motivos sexuales, sino que las dejan por falta de comunicación, confianza y principios compartidos. Por eso, no ser sincero con tu pareja sobre tus deseos o miedos es una buena forma de sabotear tu experiencia swinger y tu relación a largo plazo.

¿Qué hay de enamorarse? No te preocupes. A los swingers nos encanta el buen sexo y amamos a nuestras parejas, por lo que nuestros compañeros de juegos sexuales son solo eso: compañeros. Es cierto que algunos compañeros de juego nos gustan mucho porque el sexo es muy bueno, y también es divertido, pero, ¿A quién no le gustan los amigos divertidos?

Ten en cuenta que los swingers operamos en pareja, por lo que no buscamos enamorarnos. Unas pocas horas de buen sexo simplemente no pueden competir con años de construir una conexión y compartir los mismos valores y prioridades. Dicho esto, queda claro que el swinging no es lo mismo que poliamor.

Recuerda que has pasado mucho tiempo desarrollando una gran relación con tu verdadero amor. Se conocen mejor que nadie. Entonces, pasar unas horas con alguna pareja swinger para un momento de diversión no puede competir con ese tipo de conexión romántica profunda. Desde nuestra experiencia, te aseguramos que es más seguro encontrar un nuevo compañero de juegos sexuales que una persona que sea capaz de ser tan compatible contigo como lo es tu pareja actual. 

En el intercambio de parejas lo más importante es proteger tu relación principal. Tu pareja tiene que ser lo primero, es tu prioridad por encima de cualquier otra cosa. También vale la pena señalar que una vez que accidentalmente (o intencionalmente) tú o tu pareja expresen algún sentimiento hacia otra pareja swinger, estos elijan evitarte o evitarles. Nunca olvides que el swinging se trata de divertirnos con amigos sexuales.

  • 3. Riesgos de ser swingers: Ser expuestos públicamente

Ser expuestos públicamente como pareja swinger es uno de los grandes temores que tienen todos los swingers potenciales. De hecho, nosotros también lo tuvimos. Lamentablemente, en el pasado se han expuesto a parejas swingers, y desafortunadamente esto seguirá ocurriendo. Tu vida privada debe ser tuya y puedes hacer con ella lo que quieras, pero debemos ser conscientes que hay personas negativas en este mundo a las que les encanta chismear y juzgar a los demás.

Ser expuestos puede ser una situación muy complicada, por eso se debe actuar con mucha inteligencia y precaución. Conocemos casos sobre miembros de la familia que evitan a sus primos o hermanos swingers, una vez que han sido expuestos públicamente. Ser swinger no es ideal, pero es un asunto muy poco aceptado aún en la actualidad.

Al ser expuesto, puedes pensar que es imposible que te despidan de tu trabajo por ser swinger, pero puede pasar. Desafortunadamente, hay formas creativas en las que un empleador o un compañero de trabajo pueden hacer tu vida un infierno hasta que renuncies o te despidan por alguna razón inventada.

Los vecinos que fueron amistosos pueden comenzar a preocuparse de que estés tratando de seducirlos o estén intentando, en secreto, tener sexo con ellos. Sabemos que los swingers somos exigentes con quienes tenemos relaciones sexuales, pero los vecinos del mundo vainilla no lo saben. Algunas personas pueden empezar a verte como un fenómeno obsesionado con el sexo. Solo se necesita un vecino para decir algo frente a sus hijos, quienes luego difundirán los chismes por la escuela. De repente, tus hijos están siendo acosados e intimidados por tu vida sexual privada.

Desde luego que nada de esto es justo, pero es un riesgo real. Es por eso que debes hablar con tu pareja acerca de todos los riesgos de ser swinger a los cuales pueden estar expuestos, antes de seguir adelante con la idea de entrar en el estilo de vida.

Dicho todo esto, ser swingers es tan peligroso como el alcohol. Es poco probable que tomar unas copas arruine tu relación, a menos que tu relación ya tenga problemas. Tal vez haya problemas de dinero, o tal vez tengan un desacuerdo, o tal vez tu agenda esté demasiado llena. Si no tienes una relación sólida y estable, es más probable que emborracharte en un bar local te cause grandes problemas y no resolverás nada. Cuando trabajes en su relación y estés listo para la fiesta y la celebración, entonces el alcohol y el mundo swinger estarán esperando, pero hasta entonces probablemente deberías esperar.

5/5 - (7 votos)

Artículos recomendados

2 comentarios

  1. Frecuento estos lugares y quisiera saber, si cuando le meten los dedos a varias mujeres se puede contraer sida.
    Gracias

    1. ¡Hola! Ante todo, muchas gracias por tu comentario. Una de las formas de contagio del VIH ocurre cuando la sangre infectada, semen infectado o fluidos vaginales infectados, entran en el cuerpo de una persona. Es decir, sí es posible que ocurra el contagio de esta, o alguna otra ETS a través del intercambio de fluidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.