15 mitos swingers más populares

15 mitos swingers más populares

Formar parte del estilo de vida swinger no es algo que en realidad hagamos público. Por una gran cantidad de razones o situaciones, en muchos casos los swingers preferimos mantener el anonimato. Por eso, quizá, quienes no forman parte del mundillo, suelen hacerse suposiciones o crear falsas verdades acerca de lo que en realidad es el intercambio de parejas.

En este sentido, los mitos swingers se han multiplicado tanto, que hemos querido dedicarle un artículo completo a los más populares, para intentar aclararlos o desmentirlos:

  • Mito 1: Los swingers siempre quieren sexo. Este mito es totalmente falso. Las ninfómanas siempre quieren sexo y eso es muy diferente al swinging. Claro, los swingers disfrutan de una vida sexual intensa, pero en realidad, la tendencia es que seamos un poco particulares cuando se trata de un momento sexual, porque no tenemos ninguna desesperación por tener sexo. Los swingers vivimos una vida libre, en la cual todos consentimos y disfrutamos de lo que nos gusta, lo que funciona para nosotros y con quienes realmente queremos disfrutar. Dicho esto, de ninguna manera somos maníacos sexuales fuera de control, sino personas hipersexuales que disfrutamos el sexo de manera consensuada.
  • Mito 3: Swinging evitará que tu pareja te engañe. Si bien ser swingers no significa ser infieles, eso no evitará puedan engañarte. Cuando hay honestidad y comunicación en una relación swinger, puede ser increíble y fortalecer la relación. Sin embargo, si tu pareja está buscando desviarse, el swinging no evitará que lo haga. Si no puedes confiar en ella en la monogamia, te sentirás igual de incómodo en caso de establecer contrato swinger, o probablemente incluso más.
  • Mito 4: Los swingers no tienen límites en el sexo. Lo sentimos, pero este es uno de los mitos más grandes. Es cierto que algunos swingers están interesados en divertirse con algunas actividades extravagantes, pero otros disfrutamos de un enfoque mucho más simple. Lo cierto es que los swingers somos respetuosos entre y entendemos que todos tienen diferentes preferencias sexuales para jugar. Todos tenemos la libertad de elegir las diferentes cosas que podemos disfrutar o decir “no, gracias” y omitir lo que no queremos. Puedes ser tan pervertido o tan vainilla como quieras. La comunidad swinger es un lugar grande lleno de personas con muchas preferencias diferentes.
  • Mito 5: El swinging es solo para parejas. La mayoría de los swingers son parejas, pero también hay muchas personas solteras en el estilo de vida swinger. Por lo general, las personas solteras salen con otras personas solteras, pero eso no significa que no puedan ser swingers. Hay muchos tríos en el mundo swinger y eso significa que hay muchos solteros. Todas las damas solteras, también conocidas como unicornios, y los hombres solteros son bienvenidos en el estilo de vida swinger siempre que sean honestos, respetuosos y consientes. Es una comunidad muy acogedora que está más preocupada por ser amigable y disfrutar de la vida y menos preocupada por las etiquetas estrictas. La vida es mucho más divertida cuando aceptamos a los demás.
  • Mito 6: Los swingers arruinan las relaciones. El swinging se trata de adultos que consienten tener relaciones sexuales con terceros y mantienen una comunicación abierta y honesta para hacer lo que ambos disfrutan. Esos son elementos fundamentales para cualquier buena relación. Desafortunadamente, no todas las relaciones tienen estos buenos elementos fundamentales y pueden correr el riesgo de romperse. No por el swinging como tal, sino porque la relación carece de las partes fundamentales como la confianza, la comunicación, el consentimiento y la empatía. El swinging no arruinará una buena relación, pero tampoco salvará una mala relación. Las parejas deben arreglar sus relaciones antes de complicarlas con el intercambio de parejas.
  • Mito 7: El swinging salvará tu matrimonio. Este es un gran error, así que reiteremos que el intercambio de parejas no es para ti si tu matrimonio está en problemas. Abrir tu relación para involucrar a más personas solo intensificará los problemas existentes. Si tú y tu pareja luchan contra los celos y la deshonestidad, puedes estar seguro de que solo empeorarán al explorar el estilo de vida swinger. El swinging es ideal para mejorar las relaciones que ya están sobre una base sólida y ambos quieren probar algo nuevo. No es un remedio para una relación rota.
  • Mito 8: Todos los swingers tienen ETS. Afortunadamente este mito es totalmente falso. Los swingers no son adolescentes tontos que tienen relaciones sexuales de riesgo, razón por la cual la mayoría de las investigaciones muestran que los swingers tienden a tener aproximadamente las mismas tasas de ETS que el público en general. Eso puede sonar sorprendente, pero son adultos responsables educados sobre los riesgos de ETS y toman precauciones sabias para mantenerse saludables. La medicina y la investigación científica han avanzado significativamente desde donde estaban hace 20 años para facilitar que los adultos educados practiquen sexo más seguro y protejan su salud para que puedan seguir disfrutando de la diversión sexual durante muchos años.
  • Mito 9: Puedes identificar a los swingers por símbolos secretos. ¿Recuerdas que hablamos de que los swingers no eran personas ninfómanas? Los swingers no siempre están interesados en el sexo. Además, muchos swingers tienden a valorar su privacidad y no quieren que los molesten mientras viven su vida cotidiana. Esta es la razón por la que realmente no hay símbolos o señales secretos para swingers. Hay algunas cosas no oficiales como anillos negros y piñas, pero honestamente, son más irónicos y menos métodos reales utilizados por los swingers.
  • Mito 10: Las mujeres swingers son putas. Una mujer adulta es más que capaz de descubrir lo que le gusta y cómo disfrutarlo de manera responsable. El swinging ayuda a empoderar a las mujeres para que exploren sus curiosidades sensuales en un espacio respetuoso sin la obsoleta vergüenza tóxica de las personas reprimidas llenas de odio. La vida es demasiado corta para escuchar a los que odian. Todas las mujeres y los hombres son libres de disfrutar del estilo de vida swinger amigable y solidario para explorar sus deseos sexuales.
  • Mito 11: Todas las mujeres que hacen swing son bisexuales. El estilo de vida swinger apoya la bisexualidad e incluso fomenta la oportunidad de explorar para las mujeres en el estilo de vida. Sin embargo, muchas mujeres que comienzan a “columpiarse” no se identificarían como bisexuales y tienen que aceptar la posible idea de explorar su bi-curiosidad. Además, algunas mujeres hacen swinging durante años y deciden nunca explorar ningún sentimiento bicurioso. Por supuesto, algunas mujeres aprovechan la oportunidad de estar con otras mujeres mientras permanecen en su relación heterosexual. El swinging ofrece una excelente oportunidad para explorar la bisexualidad si te apetece.
  • Mito 12: Los swingers tienen una mentalidad perfectamente abierta. Como concepto general, esto es cierto, pero no es 100% real. Nada en la vida es perfecto y eso incluye el swinging. Puede haber algunos prejuicios hacia los hombres bisexuales, e incluso puede haber un toque de racismo en el intercambio de parejas: es posible que te encuentres con una pareja que escriba “solo parejas caucásicas” o “chicos solos no” en sus perfiles de citas online. Esto es raro, pero sucede. Los swingers tienen una mentalidad muy abierta en comparación con la población general, pero eso no significa que todos los swingers tengan una mentalidad perfectamente abierta sobre todo.
  • Mito 13: Los swingers son todos poco atractivos o súper atractivos. Los swingers vienen en todas las formas, tamaños y edades. Hay swingers jóvenes regordetes, swingers mayores en forma y todos los demás, pero la mayoría de las personas involucradas en este estilo de vida se enorgullecen del cuidado de sus cuerpos. Cuando sabes que te estás desnudando y explorando con gente nueva, lo mejor para ti es mantenerte en forma, para que no te quedes sin energía durante la diversión sexual. Este estereotipo probablemente se deriva de la naturaleza inclusiva del estilo de vida porque no es un club exclusivo. La mayoría de las personas no se obsesionan con su apariencia y quieren divertirse.
  • Mito 14: Los clubes y las fiestas son un juego de todos. El hecho de que alguien esté en una fiesta swinger o en un club no significa que se enrollará con cualquiera y con todos en la sala. Todavía hay un elemento de flirteo y charla, encontrar otra pareja que te atraiga y te interese. El consentimiento es esencial, y eres libre de decir sí o no a cualquier persona en cualquier momento. La gente a menudo imagina una fiesta swinger como una gran orgía, pero esa no es la realidad. Para eso están las orgías. Tiene que haber una conexión, y el proceso de cortejo en una relación swinger es tan crucial como un escenario de citas tradicional uno a uno. Seguir las reglas de la comunidad y practicar buenos modales es esencial; de lo contrario, serás eliminado de la diversión.
  • Mito 15: Los swingers beben mucho alcohol y consumen muchas drogas. Esto no es verdad. En primer lugar, el alcohol y las drogas pueden perjudicar el desempeño de un hombre, por lo que la mayoría no quiere arriesgarse. En segundo lugar, el consentimiento es muy valorado en la comunidad, y el consumo excesivo de alcohol o drogas pone en riesgo la capacidad de las personas para decir “sí” o “no”, lo que descarrilaría la diversión sexual. Los clubes y fiestas swinger organizan eventos elegantes, por lo que las personas que se drogan o se emborrachan no serán bienvenidas. Esto no quiere decir que el swinging sea un asunto 100% sobrio. La bebida social es común. No está permitido volverse loco y perder el control por beber demasiado o consumir drogas. Nadie quiere lidiar con la policía que responde a las quejas por ruido mientras están desnudos, por lo que los swingers prefieren ir de fiesta sin favores de fiesta ilegales.

Mito extra: los swingers tienen cientos de parejas

Muchos swingers prefieren conexiones de calidad a la cantidad de contactos. Si quieres tener mucho sexo, hazlo. Si vas a ser selectivo y desarrollar una conexión social divertida con un pequeño número de amigos, hazlo. Este estilo de vida te da la libertad de decidir qué es lo mejor para ti y tu relación. Hay muchos mitos por ahí y el estilo de vida swinger sigue siendo un enigma para muchos, pero la desinformación genera un sesgo social innecesario contra los swingers.

5/5 - (1 voto)

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.